Pronunciamiento sobre la CRISIS Humanitaria

Pronunciamiento de la Mesa Permanente de Concertación con los Pueblos y Organización Indígenas sobre la CRISIS HUMANITARIA que viven los Pueblos Indígenas y Naciones Indígenas

Genocidio Indígena en Colombia: Se nos va la vida, nos están matando

Bakatá, 10 de marzo de 2021.

La Mesa Permanente de Concertación con los Pueblos y Organización Indígenas (MPC), DENUNCIA y RECHAZA la grave crisis humanitaria que actualmente enfrentamos los Pueblos y Naciones Indígenas en Colombia, situación que no da más espera: estamos asistiendo a un GENOCIDIO, en medio de la desesperanza y la nula implementación del Acuerdo Final de Paz y su Capítulo Étnico.

Nuestros pueblos siguen luchando y resistiendo ante una guerra que se ha ensañado con exterminarnos a cómo dé lugar, la realidad que en estos momentos viven los departamentos de Chocó y Antioquia es un llamado urgente por buscar una salida pacífica y dialogada al conflicto armado en el país con todos los actores, especialmente con el ELN; llamado que urge a que el Estado y la Comunidad Internacional se volquen a rodear a las comunidades rurales más afectadas y no es para menos, dado que según datos de INDEPAZ, ya son 28 líderes sociales asesinados en el país entre enero y febrero de 2021 y 1.144 desde la firma del Acuerdo de Paz (noviembre 2016), mayoritariamente líderes pertenecientes a los Pueblos Indígenas.

Todos los Pueblos y Naciones Indígenas de Colombia nos encontramos sometidos a un un Genocidio continuo y sistemático en contra de nuestras vidas, territorios y procesos organizativos por parte todos los actores armados legales e ilegales; en menos de dos meses de lo que va del año 2021 la situación humanitaria es CRÍTICA. A continuación, todos los hechos que hoy enlutan y siguen acabando con la VIDA de los Pueblos Indígenas:

1. Chocó – Mesa Indígena del Chocó: El Ejército Nacional incursiona a la comunidad indígena El Consuelo Parte Baja en el municipio del Carmen de Atrato y ocasiona el desplazamiento de 20 familias hacia la cabecera municipal. La Guardía Indígena en ejercicio de su autonómia para la protección del territorio captura a 9 uniformados y los alberga con todo el protocolo por el respeto a los Derechos Humanos. Después de la incursión por parte de los uniformado que también deja un miembro de la comunidad herido RECHAZAMOS los señalamientos por parte del Ejército Nacional y miembros del Gobierno Nacional y la estigmatización de los medios de comunicación. EXIGIMOS se respete la autonomía de los Pueblos Indígenas, la inviolabilidad de nuestros territorios, la jurisdicción territorial propia y el ejercicio legítimo de autoridades de Gobierno Indígena.

2. Nariño – Pueblo Indígena Awá: (1) Amenazas de muerte en contra de la directiva y dirigencia del Pueblo Indígena Awá del Cabildo Mayor Awá de Ricaurte Nariño, por parte del Frente Olvier Sinisterra de las FARC-EP y (2) Asesinato y tortura de Marcos Paí, ex gobernador del Resguardo Indígena Awá de La Brava, asociado a la Unidad Indígena del Pueblo Awá - UNIPA, en el sector de La Variante, Municipio de Tumaco a la altura del kilómetro 56, por grupo armado ilegal que opera en la zona.

3. Antioquia – Pueblos Indígenas Embera y Zenú: (1) Confinamiento y desplazamiento masivo del Pueblo Embera Eyábida en Dabeiba y Frontino, pertenecientes al Resguardo Amparradó por enfrentamientos entre el ELN y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), a causa de la siembra de minas antipersonal. (2) Robos e intimidaciones a las comunidades indígenas Embera en el municipio de Mutatá. (3) Desplazamiento masivo de 231 familias del Pueblo Indígena Zenú en Cáceres. (4) Desplazamiento de familias Embera Eyábida en Ituango, nudo de Paramillo. (5) Desplazamiento de más de 48 familias con 168 personas aproximadamente y en riesgo de desplazamiento de 600 indígenas y más confinamiento de las comunidades Embera Eyábida de los Resguardos Indígenas de Río Murindó y Río Chageradó, y (6) Niño indígena Embera de 13 años del Resguardo de Murindó gravemente herido quien pierde una pierna por mina antipersona sembrada por el ELN. Actualmente, se requiere atención especializada para su recuperación.

4. Sierra Nevada de Santa Marta – Pueblo Indígena Kankuamo: Amenazas en contra del nuevo Cabildo Gobernador del Pueblo Indígena Kankuamo, Jaime Luis Arias Martínez, por parte de grupos armados.

5. Cauca – Pueblo Indígena Polindara y Nasa: (1) Intento de homicidio en contra del Concejal Indígena del Municipio de Totoró, perteneciente al Pueblo Indígena Polindara Pier Casamachin. (2) Enfrentamientos entre el Ejército Nacional y las disidencias de las FARC que deja a siete indígenas Nasa heridos, incluidos menores de edad, en Toribio, Norte del Cauca, y (3) Secuestro de dos comuneros indígenas Nasa en el Resguardo Indígena de Páez de Corinto – López Adentro, Municipio de Caloto.

6. Chocó – Pueblo Indígena Embera: (1) El ELN asesinó a médico tradicional y Guardia Indígena Alejandro Manugama, en el Resguardo Tahami del Alto Andágueda, en Bagadó, mientras hacía labores en su chagra. (2). Asesinato a causa de un artefacto explosivo dejado por parte de la guerrilla del ELN a Máximo Baquiaza Rubiano, indígena de la Comunidad de Chano, del Resguardo Alto Río Bojayá, del municipio de Bojayá, que además dos indígenas gravemente heridos identidicados como Erme Baquiaza Cuñapa y Rodrigo Baquiaza Olea de 20 y 16 años de edad, respectivamente, y (3) Asesinato de Luz Aida Conchave Lana, indígena Embera Dóbida, víctima de enfrentamientos entre las AGC y el ELN, en la comunidad Moamia, del Alto Baudó, Chocó.

7. Vichada – Pueblo Indígena Sikuani: Amenazas de muerte en contra del Líder Indígena Rafael Guayabo, miembros de la Subcomisión de Salud de la MPC, en representación de la Organización de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana - OPIAC.

8. Amazonas – Pueblos Indígenas Yagua, Ticuna, Cocama, Muina, Inga, Uitoto, Murui, Ocaína, Bora y Muinane: Riesgo de desplazamiento y confinamiento de las comunidades indígenas de las cuencas de los ríos Amazonas y Putumayo en el departamento de Amazonas, especialmente, en la subregión del Trapecio Amazónico que abarca los municipios de Leticia y Puerto Nariño, además de la subregión del Eje Putumayo que incluye las áreas no municipalizadas de Puerto Alegría, El Encanto, La Chorrera, Puerto Arica y Tarapacá por la presencia de facciones disidentes de las antiguas FARC - EP autodenominadas Frente Primero y Frente 48, así como de otros actores armados ilegales dedicados al narcotráfico que tiene como rutas y corredores los territorios indígenas que van a dar a las fronteras de Brasil y Perú.

9. Valle del Cauca – Pueblo Indígena Nasa: Amenazas de muerte mediante panfleto de las Águilas Negras - Bloque Sur dejado en zona rural del municipio de Cali, en contra de HORACIO DAGUA SABOGAL, LUIS ÁNGEL PERDOMO, EMILIO VALENCIA, CRISTIAN RIVERA, ALEX LULICO, RAFAEL ULCUE PERDOMO y RAFAEL COICUE de Corinto, dirigentes y directiva indígena de la Organización Regional Indígena del Valle del Cauca - ORIVAC.

10. Sucre – Pueblo Indígena Zenú: Asesinato de Jaime Basilio, líder indígena Zenú, quien se desempeñaba como alguacil primero del Cabildo del corregimiento de la Libertad.

11. Nariño – Pueblo Indígena Pastos: Feminicidio en contra de la lideresa Indígena del Pueblo de los Pastos, Carmen Ofelia Cumbalaza (3 de marzo), perteneciente al Resguardo Indígena de Cumbal.

Sumado a todo este genocidio, el Estado Colombiano representado en el Gobierno del Presidente Iván Duque Márquez, afecta los derechos fundamentales de los 115 Pueblos Indígenas de Colombia ante la no ejecución del 82,24% del presupuesto acordado para ejecutar los acuerdos pactados del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2018-2022, condenándonos a un genocidio acelerado en contra de nuestras comunidades, ya no solo por balas de los actores en conflicto, sino también por la incompetencia y olvido institucional, demostrado con el reiterado incumplimiento a los compromisos pactados y la palabra.

Toda esta situación la vivimos en medio de la pandemia ocasionada a causa del virus COVID-19, en donde además no hay claridad de un plan de vacunación acelerado y diferencial para los Pueblos Indígenas, siendo nuestra gente uno de los grupos poblacionales más vulnerables para enfrentar esta emergencia sanitaria.

Nuestro grito de SOS es para que NO NOS SIGAN MATANDO y detengan el GENOCIDIO INDÍGENA, para que nos dejen vivir en paz en nuestros territorios y que los actores armados detengan el derramamiento de sangre de los Pueblos Indígenas.

Es hora de la Paz, de la esperanza y de la armonía; reiteramos el llamado URGENTE al Gobierno de Colombia, al cuerpo consular, diplomático y humanitario presente en el país, así como a las demás organizaciones internacionales que siguen nuestra situación humanitaria y de derechos humanos, para actuar conforme los compromisos internacionales y detener el abandono, la impunidad y las violencias en las regiones rurales. A los actores armados a que silencien los fusiles y a la Comunidad Internacional su ayuda efectiva para parar esta guerra.

#SOSNosEstanMatando
#JusticiaIndígenaNoEsSecuestro

Mesa Permanente de Concertación con los Pueblos y Organizaciones Indígenas de Colombia

Descargar Pronunciamiento en PDF