Gloria Flórez denuncia la detención arbitraria de su esposo Carlos Pino por funcionarios de la Policía Nacional y Migración Colombia

Declaración en rueda de prensa en la Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC. 

La defensora de derechos humanos, ex secretaria de Gobierno de la Bogotá Humana y senadora electa víctima de fraude electoral, Gloria Flórez Schneider denuncia la detención arbitraria de su esposo Carlos Manuel Pino García por oficiales de la Policía Nacional y funcionarios de Migración Colombia.

Carlos Manuel Pino es ciudadano venezolano y funcionario no diplomático de la Embajada 
de Venezuela en Colombia. Reside en el país desde hace 18 años en completa legalidad.
“Los agentes de la Policía le pidieron a Carlos Manuel que se identificara. Luego que él informara que es ciudadano venezolano y funcionario de la Embajada y presentara su Cédula de Extranjería, los policías, argumentando que tenía mal parqueada su camioneta frente a un restaurante, se comunicaron con Migración Colombia y al instante llegaron en camionetas funcionarios de esa entidad, quienes junto con la Policía procedieron a llevárselo sin informarnos en ningún momento que pretendían expulsarlo del país” detalla Gloria Flórez.

Flórez Schneider denuncia que fue intimidada por las autoridades al pedir información sobre el traslado de su esposo: “Les pregunté cuál era el motivo de la diligencia pero me amenazaron con detenerme por obstruir el procedimiento, sin atender tampoco a mi señalamiento sobre su estado de salud”, agregó resaltando que “la privación de la libertad se dio sin presentar ninguna orden judicial, tal como está establecido en el Artículo 28 de la Constitución Nacional.

La ex secretaria de Gobierno ha podido establecer que su esposo Carlos Manuel Pino fue trasladado a la sede de Migración Colombia en Cúcuta desde el aeropuerto militar de  CATAM, sin permitir el encuentro con su esposa y su hijo que estuvo presente durante la  detención y quienes luego llegaron hasta CATAM.

Es importante resaltar que Carlos Manuel Pino y Gloria Flórez están legalmente casados y 
son padres de un menor de edad colombiano y que tal como lo señala la Convención Internacional sobre Derechos de los Niños, adoptada por la Asamblea General de las  Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989, la cual hace parte del bloque de constitucionalidad, esta expulsión a todas luces ilegal afecta los derechos de su hijo menor a 
ser cuidado por sus padres, a no ser separado de ellos en contra de la voluntad de éstos y 
por lo tanto afecta el interés superior de bienestar del menor.

“Hago responsable a las autoridades colombianas por mi integridad, y por la integridad de mi esposo y de mi hijo y exijo el respeto de los derechos y debido proceso del señor Carlos Manuel Pino y los derechos de mi hijo ante esta privación arbitraria de su libertad”, aseveró Gloria Flórez.